Un estudio del EurEau afirma que los servicios de agua urbana en Europa gozan de buena salud pero señala la necesidad de invertir más en ellos para mantener su calidad

CONTACTO